El impacto medioambiental del agua embotellada

El mayor inconveniente que plantean las aguas embotelladas es en términos medioambientales: Se utilizan grandes cantidades de petróleo para fabricar los envases de plástico, se gastan muchos recursos para transportarlos y, después, las botellas tardan demasiado tiempo (cientos de años) en descomponerse.

Un porcentaje muy pequeño de los envases de agua se recicla efectivamente. Este es un aspecto que no deberíamos despreciar en los tiempos de crisis medioambiental actuales.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Comparte en whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Publicar comentario

Noticias